Coaching Superador

Roser Parejo
Psicóloga Coach

La confianza permite alcanzar nuestros objetivos.

Coaching Superador - La confianza permite alcanzar nuestros objetivos.
ABR
2017

Cómo ser correcto y no caer en la banalidad

Por: Roser Parejo– Coach Profesional y de Equipos

p_correcto“Tengo el presentimiento de que lo políticamente correcto nos obliga a mentir en vez de decir lo que pensamos” Hal Holbrook

Me gusta esa manera de hablar y conducirse que tiene por propósito promover la igualdad y no excluir a nadie por su condición racial, cultural, religiosa, ideológica, de género u orientación sexual.

Si a esa manera de hablar se denomina “políticamente correcta”, estoy de acuerdo con ella. Si se aleja y nos obliga a mentir o a alambicar una realidad, me encuentro bastante alejado de ella.

Con ánimo de proporcionar algunas pautas para mejorar en este ámbito, sugiero:

  1. Identificar los prejuicios, conscientes o inconscientes, que puedas tener. Ser consciente de ellos te ayudará modificar tu lenguaje y comportamiento con otras personas.
  2. Definir los diferentestipos de prejuicios puedas tener hacía otros. Participa en diversas interculturales y practica el aprendizaje interactivo con los demás.
  3. Suprimir expresiones que arraigan en la discriminación. Términos tales como “cuento chino”, “trabajar como un negro” y “regatear como un gitano” (negociar) tienen sus raíces en una determinada prepotencia cultural cuando no en una prepotencia cultural.
  4. Evitar las denominaciones excluyentes de género que reflejen sexismo. Usar expresiones como “cosas de mujeres”, “chicas de recepción” por recepcionistas, “chicos de almacén” por operarios implican una calidad cuasi infantil de los referidos.
  5. Eliminar términos explícitamente religiosos ya que, a priori, no sabes cuál es la religión de tu interlocutor o si tan siquiera la tiene. Existen muchas religiones diferentes y todas ellas tienen formas concretas de denominar a las cosas. Se cauto.
  6. Huir de expresiones que devalúen a personas con diferentes capacidades físicas o mentales. Evita los términos coloquiales para referirte a esos grupos específicos.
  7. Practicar un lenguaje neutro y bienintencionado. A utilizar el lenguaje se aprende. Cuanto más practiques, más sencillo menos probable será que ofendas a alguien.
  8. Usar un lenguaje que no excluya a ninguna persona. Nadie debe sentirse discriminado, devaluado o excluido. Dirígete a todos con términos incluyentes. Eso sí, evita caer en redundancias o barroquismos del lenguaje.
  9. Respetar los términos que las personas o grupos utilizan para llamarse a sí mismos. Todos tienen derecho a elegir la palabra que mejor describa su identidad bien sea de raza, sexo, genero u otra identidad.
  10. Abrirse. Acepta que cualquier persona pueda rechazar el lenguaje que considere ofensivo. Usa el término que haya escogido para sí mismo. No te pongas a la defensiva.

 

Simplemente me queda hacer un par de sugerencias:

  1. Recuerda ser empático. Considera a la otra persona teniendo en cuenta todas sus circunstancias. No quieres herir ni ofender a nadie.
  2. Si no tienes suficiente información de una persona o su situación, la regla básica indica que es conveniente ser cauto, discreto y utilizar el sentido común.

 

 

 

Print Friendly
Share via email

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*


*