Coaching Superador

Roser Parejo
Psicóloga Coach

La confianza permite alcanzar nuestros objetivos.

Coaching Superador - La confianza permite alcanzar nuestros objetivos.
SEP
2016

Septiembre nuevo, ¡vida nueva!

Roser Parejo – Coach Profesional y de Equipos

septiembre

Todos los grandes logros requieren tiempo.-Maya Angelou.

Disfrutando de un café con una compañera de trabajo, me comentaba sus aventuras y desventuras en las vacaciones. Haber disfrutado de una suegra dominante, que ha educado a su hijo como “el rey de la casa”, formaría parte de estas últimas.

Me contó detalles, que prefiero no reproducir, que le invitaron a pensar en septiembre como ese mes mágico para comenzar de cero muchas cosas. Las vacaciones nos hacen pensar y reflexionar sobre quiénes somos, qué estamos haciendo y qué queremos conseguir en nuestra vida. Confieso que eso despertó toda mi empatía.

A penas llegamos a casa deshacemos las maletas y comenzamos a pensar en incorporar aquellos cambios en nuestro “Yo actual”, un poco anquilosado, torpe y aturdido por las vacaciones, que nos acerquen a un “Yo futuro” con más asertividad, mejor autocontrol y, como no, deporte, comida más sana y mayor asistencia y participación en eventos culturales. 

Pero, ¿por qué septiembre y no otro mes? Se me ocurren dos respuestas. La primera, si tenemos niños, la encontramos en los hábitos infantiles y el colegio: curso nuevo y amigos nuevos, una oportunidad para empezar de forma diferente. Un retorno al orden, de los hijos y de los padres, que ofrece la oportunidad de quitarnos esas “espinitas”. La segunda, no hace falta que tengamos niños, la encontramos en el sentimiento de culpa debido a los excesos y abusos que probablemente hayamos cometido durante las vacaciones. Nada grave, pero ahí están esos kilitos de más y ese tono displicente de los últimos días vacacionales.

Septiembre es ese mes idóneo para enmendar errores y asumir nuevos retos y, como venimos con “las pilas cargadas”, nos sentimos fuerza y motivación para conseguirlo para lograrlo.

Pero, ¿cómo no sucumbir en el intento? ¿Me permitís alguna sugerencia? Voy a ello:

  1. Proponte una meta, máximo dos. Plantearte varias metas hace que no focalices las energías y te sea más fácil abandonar. Define muy bien qué te aporta conseguir esta meta y coloca en lugar visible elementos que te lo recuerden: Una foto, una frase, …
  2. Plantéate metas accesibles: Si eres una persona de naturaleza tímida no te propongas ser “la reina de la fiesta”. Si eres sedentaria, ¡no quieras ir todos los días al gimnasio!
  3. Sé paciente contigo, te mereces esa consideración y respeto. No es lo mismo incorporar una rutina que eliminar un mal hábito; así que permítete las equivocaciones y no te desesperes ni al inicio ni durante el proceso.
  4. Elije el momento adecuado. Alcanzar el éxito depende en gran medida del momento y de la oportunidad. Los cambios se han de incorporar en los momentos de mayor energía, estando tranquilos y con la confianza suficiente para acometerlos.
  5. Insiste. Es lógico desviarnos de nuestro objetivo, siempre surgirán inconvenientes que nos distraigan de nuestros retos. En todo caso, la constancia es nuestra mejor aliada.

¡Bienvenido Septiembre ¡

 

 

Print Friendly
Share via email

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*


*