El líder que soplaba a las brasas de su equipo

Roser Parejo profesora colaboradora de ESIC Business & Marketing SchoolActualmente Roser Parejo trabaja como Coach corporativo y personal. También es consultora en el Departamento de RR.HH y formación en la empresa TDSystem y en la U.O.C como consultora de los estudios de Psicología. Anteriormente ha trabajado en diferentes instituciones como responsable de Desarrollo y Formación.
Recientemente, el campus de ESIC en Barcelona organizó una conferencia titulada: El líder que soplaba a las brasas de su equipo. Aportaciones del coaching sistémico para influenciar en el crecimiento de tu equipo.

Durante su ponencia la Sra. Parejo expuso que el coaching sistémico permitir exponer las dinámicas no conscientes que se ocultan o disimulan tras la mayoría de conflictos en contextos organizacionales. Para ello, y utilizando la metáfora  de Leonardo Wolk,  manifestó que un líder ha de saber “soplar” a los rescoldos  de un equipo para que prendan de forma uniforme y eso supone conocer el sistema y saber donde  prenderá con más fuerza.

En el entorno actual es preciso cambiar el tipo de observador que se es de la realidad y enfocar la mirada a lo global.  Para ello, es preciso que el líder disponga de  una mirada sistémica cuya máxima es: La persona pierde protagonismo a favor del sistema. Cuando buscamos  una solución para una persona se ha de localizar también la mejor solución para con el  sistema. Esta premisa hace necesario ser conscientes de las dinámicas  que sustentan el enfoque sistémico.

Todos los sistemas, y entre ellos las empresas, son regidos por unos principios que son indicadores de la salud de los organizaciones. De la dinámica que se establezca entre estos principios resultará una organización sana y con equipos eficientes. Estos principios van más allá de la voluntad o de la conciencia de los miembros de un sistema. En los equipos de trabajo  con  un clima laboral enrarecido, es más que probable que se está violando alguno de ellos. Por ello, es imprescindible que el líder sepa analizar sistémicamente  para  corregir las desviaciones y continuar con un funcionamiento enfocado en los resultados deseados.

Roser Parejo expuso las cinco leyes: Equilibrio, Pertenencia, Jerarquía, Aceptación y Reconocimiento,   que permiten una mirada diferente al entorno de trabajo y que se fundamentan en el enfoque sistémico. De entre todas ellas destacó la importancia del intercambio entre dar y tomar. Este intercambio crea vínculos mutuos entre los miembros del sistema  y la organización. Resaltó que  esta interacción  debe estar siempre en equilibrio y que de la percepción de este equilibrio resulta el sentimiento de  bienestar de los miembros para con el sistema. No obstante, esta percepción es subjetiva y se encuentra relacionada con el momento y la necesidad de cada miembro del sistema.

En su exposición la Sra. Parejo destacó   que el líder  ha de ser capaz de generar espacios donde puedan abordarse las diferentes formas de valorar lo que se da y lo que se recibe. No favorecer estos espacios conversacionales  fomenta la percepción del desequilibrio.

Al finalizar la exposición Roser nos regaló con una dinámica  en la que se evidenció la herramienta de las constelaciones organizacionales como medio para  representar  la imagen del conflicto en un equipo  y  trabajar posibles soluciones.  En palabras de Roser: ”Si un sistema respeta las leyes sistémicas, se pueden garantizar las 3C’S de un equipo: Confiar, Comunicar y Cooperar”.

Print Friendly, PDF & Email

Te agradecemos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.