¿Ignorancia o irresponsabilidad?

Por: Alejandro Martín. Socio Director de TDSystem

“El liderazgo trata de tomar responsabilidad, no de ponerse excusas” Romney, M.

Ser jefe siempre ha sido apetecible, al menos para mí, lo confieso. Ya sabes, eso de flexibilizar el horario, conocer las cosas antes que los demás y “ver las cosas desde arriba”, tiene su encanto.

Tú también habrás jugado en más de una ocasión con esa sensación. Sea como fuere, sabemos que esas delicias tienen su contrapartida, que son las responsabilidades que van parejas. No obstante, algunos jefes consumen las primeras y huyen de las segundas. ¿Conoces a algún jefe así?

Te propongo un ejercicio: averigua en qué medida tu jefe es así. Ya sabes, valora del 1 (poco) al 10 (mucho) en qué medida hace lo siguiente:

  1. No informar cuando se produce una situación nueva o de incertidumbre

Sin información, los colaboradores buscarán la información en otras fuentes. En todo caso, el jefe queda desautorizado como fuente.

  1. No dar respuestas concretas a peticiones específicas de sus colaboradores

Ante una situación de incertidumbre, el jefe debe ser “la luz” para sus colaboradores sobre el camino que han de seguir. De lo contrario, el equipo se descontrola.

  1. Ante una urgencia, no responder cuando se le requiere

No proporcionar directrices e instrucciones cuando se le requieren diciendo que están pensando qué hacer y la estrategia que se ha de seguir.

  1. No fomentar la división entre los miembros de su equipo ante una nueva situación

El rol de jefe, además de dirigir al equipo, está en fomentar la cooperación entre todos sus empleados.

  1. No reconocer la importancia del trabajo de sus colaboradores ante una nueva situación

El jefe ha de asegurarse de que las cosas salgan bien, pero estas salen bien gracias a la implicación de las personas que integran el equipo.

  1. No involucrarse en los procesos de dar respuesta que implemente su equipo

Acostumbra a confundir la delegación (cuando no el “pase” de un marrón) con el desentenderse plenamente de la situación.

  1. Mostrar preferencia por algún empleado

En el trabajo todos deben disponer de igualdad de oportunidades y trato; así como ser recompensados equitativamente en función de su rendimiento.

  1. Criticar el trabajo de otros jefes a la hora de abordar una situación de urgencia

Si no afectan directamente a los resultados de su equipo, al jefe no corresponde juzgarlos. Seguro que hay alguna otra persona a la que le corresponda hacerlo.

  1. Transmitir su negatividad y apatía al resto del equipo

Lo suyo debe ser transmitir seguridad, tranquilidad y animar permanentemente al equipo que se plantee nuevos retos.

  1. No trabajar y “desaparecer” para aparecer cuando todo esté calmado

Olvidar que un ejemplo vale más que mil palabras.

Si le has valorado por debajo de los 30 puntos, tienes un jefe muy responsable; entre 31 y 50 se toma algunos descansos; del 51 al 75, sus descansos son preocupantes; del 76 al 100 no tienes el mejor jefe más responsable del mundo.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*