¿Manual de ayuda o de confusión?

Por: Alejandro Martín. Socio Director de TDSystem

manual_ayuda

«En general, quienes no tienen nada que decir invierten el mayor tiempo posible en no decir nada.» Lowell, JR.

La llamaban Virtu. Nunca he preguntado por qué, aunque a veces me da por especular. Tal vez su nombre fuera Virtudes o Inmaculada, tal vez fuera por la castidad de su cara o, simplemente, porque su lejanía la hace casi virtual. Era una mujer de unos treinta y algunos años y de buen parecer. Pero eso no viene al caso.

Cuando comencé aquí no entendía muchas cosas de las que me decían. Me agobiaba, he de reconocerlo. Era normal que me pasara al principio, me comentó Virtu. Me animó a seguir y me entregó amablemente un gran manual con los objetivos del departamento.

—Todavía no me he acostumbrado al cambio. Estoy un poco desubicado –me atreví a decir.

Eche una mirada al manual corporativo. Su tamaño era grande, aunque su título era sencillo: «Objetivos y directrices”. Breve y conciso. Prometía e inicialmente me produjo buenas sensaciones.

—Seguro que me será de gran utilidad –respondí-.

—Con esa finalidad lo he elaborado de manera exhaustiva –comentó Virtu-, he abocado en él todo el conocimiento de la organización.

Obedeciendo a las normas elementales de cortesía empecé a leerlo.  Ya en la introducción empezaron a desvanecerse mis buenas sensaciones: con prosa barroca, Virtu se explayaba en él glosando los “escenarios arquetípicos de futuro” más plausibles y la excelencia en la prestación del servicio requerida. Creo que debí poner una cara un poco rara porque me dijo:

—Si quieres te hago una pequeña explicación. Tengo un momento libre ahora ¿te va bien?

—Sí, gracias -acerté a decir.

Imagínate la situación,  tú allí sentado en la mesa enfrente de Virtu y ya en la tercera línea de la introducción te encuentras con frasecitas como las siguientes: “el nivel estratégico del sistema de información global está constituido por la participación de los subsistemas heterogéneos distribuidos”. Siento que si pronuncio toda la frasecita entera me ahogo. Bastante tengo con intentar sobrevivir a ella como para intentar comprenderla. Respiro y sigo intentándolo. Unas líneas más abajo me encuentro con: “la sinergia es la clave para la creación de una cultura organizacional eficiente” y “las core competencies se fortalecen con el empowerment permanente”. ¡Ahí es nada! ¡Tremendo!

Ante mi mirada atolondrada, Virtu se siente orgullosa de haber elaborado frases de tamaña complejidad, e imposta un poco la voz al desgranar sus explicaciones. Las deja caer aterciopeladamente poco a poco sobre mí. Se siente satisfecha, lo veo, y recompensada al observar mi falta de entendederas.

Es el suyo un lenguaje mieloso, como de fruto exótico que empalaga más que endulza. En algunos momentos su tono raya la autoayuda y sus explicaciones se plagan con los tópicos del management del momento. No creo que su objetivo sea confundirme pero es que, lo reconozco, mi incapacidad para situarme a ese nivel me desanima y confunde. Dudo entre preguntar por su significado y declarar mi ignorancia o utilizarlas con el desparpajo de un experto sin entenderlas. No sé, algunos lo hacen y llegan muy lejos.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*