Tool kit to combine apologies and elegance

Por: Gemma Vallès – Responsable de proyectos Dalara Solutions

Lord Byron, conocido por su galantería y ánimo de aventura, ya a “cierta edad”  tenía la costumbre de reunirse con sus amistades a tomar el  té.

El encuentro se realizaba todos los primeros martes de cada mes a una hora señalada en su palacio de Bloodshire.

Cierto martes, cuando sus invitados ya estaban todos en el salón, el puntualísimo  y glamuroso caballero no se presentó. Los invitados estaban intrigados. No era habitual que sucediera eso y se empezaron a preguntar: ¿Le habrá pasado algo?. Es raro que no esté aquí ya que acostumbra a ser muy cumplidor cuando hay damas de por medio.

Pasado un buen rato y en medio de las especulaciones de los invitados, aparece el mayordomo y les comunica a los presentes con su típico «british accent»:

– Señores, Milord les pide disculpas por la demora a la que se ven sometidos a la vez que les anuncia que después de mucho tiempo, se ha reencontrado con su vieja y querida amiga Lulú, de París.

– Dice que si puede, dentro de dos horas estará con ustedes, y si no puede, dentro de diez minutos. Qué todo lo deja en las manos de la naturaleza.

–  Muchas gracias y diviértanse si pueden. Y si no pueden, jueguen al bridge.

«CUANDO TENGAS QUE DAR UNA EXCUSA, QUE SEA CON ELEGANCIA.

ADEMAS, PROCURA PORPORCIONAR UNA ALTERNATIVA PROVECHOSA

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*