De sabios, gurús y otras pretenciosidades

Por: Alejandro Martín. Socio Director de TDSystem

“No hay sabios pedantes, pero sí pedantes que se las dan de sabios”

Se acaba el semestre y todo se cierra, o se deja, según se mire, para después de las vacaciones. Para ello, el jefe nos ha anunciado que ha hecho un fichaje para enseñarnos a cerrarlo todo bien.

Agradecemos su buena intención, aunque, al ficharlo, pone en duda nuestra capacidad. No obstante, a la vez cuestiona la suya para enseñarnos a cerrar. Tal vez pienses que somos frentistas y que adelantamos acontecimientos, pero tiene su explicación: el fichaje es un viejo conocido al que la dirección va rotando por los diferentes departamentos a modo de sabio de las best practices organizativas.

Me dirás que esa no es razón suficiente para desconfiar de dicho gurú. Pero, si me permites, te cuento: lleva unos días con nosotros y cuando habla, habitualmente exalta su conocimiento por encima de la necesidad que nosotros tenemos, o no, de él. No solo eso, exponiendo prefiere los ademanes petulantes de su supuesta expertise a la humildad del buen comunicador. Pero ahí no queda todo, lo suyo es enfatizar los términos, expresados en inglés por su puesto, más que ir al fondo de las cuestiones. Todo ello, como él dice, con la mayor magnanimidad hacia nosotros.

De igual modo, más que hablar con nosotros nos discursea en un lenguaje rebuscado, sin referencias a nuestro día a día. Y, evidentemente, sin unos mínimos toques de humor para que su discurso-pastiche no se nos atragante. Lo suyo tiene más de erudición aparentada, a modo de refrito de estupideces elevadas, que de diálogo entre compañeros buscando soluciones a los problemas cotidianos.

Pero esto no acaba ahí. Por si tuviéramos alguna duda de su postura, cuando nos explica un procedimiento, lo hace en plan doctoral como si presentara su tesis ante un público distinguido. No vacila para ello en echar mano del programa más sofisticado de presentaciones con tal de impactarnos. Y aquí, debo decir que, enterarnos de lo que nos quiere decir, no lo hacemos, no; pero impactados …, sí salimos.

Para mí que su problema, o tal vez el nuestro, no es que no consiga nada de nosotros, sino que no quiere estar con nosotros. Sospecho que más le gustaría codearse con sabios como él que con incompetentes como nosotros. Porque su objetivo no es que aprendamos, sino que seamos las víctimas necesarias para su pavoneo.

Como te decía, lleva un par de semanas con nosotros y está indignado por nuestra ignorancia. Alega que con semejante “material” es difícil avanzar. Ha ido a la dirección y tal cual se lo ha planteado. La dirección, como es habitual, ha dicho que “tomará medidas”. Se supone que contra nosotros. Porque el gurú nunca se equivoca, para eso es el gurú; la dirección cuando yerra dice que evoluciona, por eso es la dirección; y esto no funciona. Por tanto, ¿adivinas quiénes con toda seguridad estaremos equivocados? Pues eso. Lo dicho.

 

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*