El adulota como tonto pelota o adulador idiota

Por: Alejandro Martín. Socio Director de TDSystem

La adulación es como el perfume: un poco gusta, mucho molesta.

Solo había pasado una hora cuando, frente a un café humeante, pienso ¿hace algún daño adular un poco al jefe? No me respondo, pero debo poner tal cara que mi compañero me pregunta:

-¿Te pasa algo? Haces una mueca rara.

Debo decir que yo, de natural, no pongo carotas, pero ahora no he podido remediarlo.

-No, nada -respondo mientras pienso que esta vez he pasado de la lisonja liviana a la adulación desmedida al jefe.

-Pues no lo parece. Has puesto una cara muy rara -continúa mi compañero.

-Bueno, es que acabo de hablar con el jefe y ya sabes: si te das el gustazo de decirles lo que piensas, tu futuro se presenta tristón y anodino. Si haces lo contrario, pasas de poner cara de tonto pelota cuando le adulas a cara de vinagre cuando recuerdas haberlo hecho. ¡No sé lo que hacer!

-Mírame a mí: voy le digo lo que quiere oír, ensalzo alguna de sus mediocridades y le río todas sus ocurrencias. Y tan feliz con mi cafetito, mis cigarritos, mis llamaditas por el móvil, alguna compra en internet y quince minutitos antes de acabar la jornada se me cae el bolígrafo de las manos. Sin problemas y mañana será otro día.

Llegado a este punto, no sé si lo que me sugiere es que adule un poco más al jefe y ya está, o bien que lo intensifique de tal modo que no sea algo circunstancial, sino un estilo de vida. Para asegurarme de ello, le pregunto:

– ¿Y qué me recomiendas?

-Yo iría a full -sentencia.

Debo decir que con la adulación de baja intensidad todavía me defiendo, pero para la alta intensidad no creo que esté preparado. Simple incompetencia, sospecho. No obstante, respondo:

– Voy a ponerme a ello.

Reconozco que a mi compañero le va bien: tiene cierta consideración por parte de la jerarquía y se ha barajado su candidatura en más de una ocasión para abordar proyectos de cierta enjundia, aunque al final ninguna de ellas ha prosperado. Por su cara de idiota, supongo.

-Tú hazlo. No pierdas más tiempo. Mírame a mí.

-Me pongo, me pongo -respondo sin mirarle.

Confieso que lo he dicho más por acabar la conversación que por convencimiento. Qué vive bien, a la vista está, que cierta dosis de adulación al jefe allana el camino, no lo dudes.

-Verás como notas enseguida la diferencia -me dice.

Ahora tengo un dilema respecto a mi cara: si opto por la baja intensidad, se me pondrá cara bobalicona mientras lo hago y un poco cara de vinagre después cuando lo recuerdo. En cambio, si la opción es convertirlo en un hábito, se me quedará la cara de tonto pelota. Y eso ya no tiene retorno.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*