¿Tienes algún chismoso en tu entorno? Descúbrelo

Por: Alejandro Martín. Socio Director de TDSystem

Mis propios asuntos siempre me aburren mortalmente. Prefiero los de los demás. Wilde, O.

Una persona chismosa lo es las 24 horas. No descansa: familiares, pareja, amigos, compañeros de trabajo, vecinos, y hasta aquellos a los que no conoce personalmente, forman parte de sus víctimas.

El chismoso tiene un objetivo claro, detrás de cada cosa que dice o pregunta que hace, está su intención de obtener algo de ti. Además, es muy creativo creando y difundiendo opiniones a partir de retazos de información y temas sueltos. Todo ello son municiones mortíferas en su lengua viperina.

Llegados a este punto, me gustaría hacerte un par de preguntas. ¿Te importa? Vale, seré breve:

 

Primera pregunta: ¿Tienes en tu entorno alguna de esas personas exageradamente comunicativa y que, con razón o sin ella, conocen aspectos de tu vida personal y profesional que excede a una comunicación amigable y cortésmente profesional?

 

Segunda pregunta: ¿Esa persona habla o cuenta a otros algo acerca de esos “secretos o cosas” de otras personas?

Si ambas respuestas son positivas, probablemente estarás ante un chismoso.

Pero, ¿te gustaría asegurarte de que esa persona es realmente chismosa? Te propongo algunas preguntas más:

  1. Les gusta hablar de todo lo que conocen, escuchan o inventan. Quieren saber de todo, hasta de lo que no les incumbe.
  2. Dan su opinión, juzgan, critican, pero sobre todo se concentran en los defectos o aspectos oscuros de los demás.
  3. Cualquier situación o acción las convierten en desafortunadas. Situaciones que objetivamente son aceptables, las convierten en negativas.
  4. Cualquier cosa que les digas con naturalidad las transforman en comentarios comprometedores sazonados de maldad y morbosidad.
  5. Siempre cree tener la razón y no reconoce sus errores.
  6. No piensan antes de hablar y dicen mentiras con tal de que su relato les “cuadre”.
  7. Exageran en lo que cuentan para darse importancia. La mayoría de las veces son personas inseguras y con una autoestima mejorable.
  8. Son desconfiadas con todos los demás de tal modo que es difícil que sepan apreciar las oportunidades que se les presentan en diferentes situaciones.
  9. Intentan influenciar en los demás apoyándose en aspectos morbosos que probablemente la situación real no los tenga.
  10. Fingen que les importan los demás y sus cosas, pero es egoísmo puro. Simplemente necesitan munición para sus chimes y tú eres su víctima.

Si ya tienes claro que tu compañero es un chismoso, te propongo algo que te ayudará a superarlo:

  1. Practica la escucha activa y pregúntate: ¿lo que dice es útil para ti?,¿te sirve de algo?,¿es constructivo lo que dice? Si no lo es, aléjate de esa conversación.
  2. No compartas temas personales o laborales delicados con personas que sospeches que son chismosas. Es preferible ser discreto.
  3. Ante sus infundios no dudes en decirle: esto no te compete, no es elegante hablar mal de tus compañeros, lo que dices habla peor de ti que de los demás. No obstante, recuerda: son persistentes y trabajan las 24 horas.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*