Hola, holita, vecinitos, tralarí, tralará

Por: Alejandro Martín – Socio-Director de TDSystem

El infierno está lleno de bienintencionados. Anónimo

Ned Flanders encarna a un personaje que podemos encontrar en nuestra organización. No es el más habitual, todo sea dicho, pero alguno hay entre nosotros. Reconocerlo resulta fácil: siempre va con una media sonrisa entre Gioconda vegetariana y Paulo Coelho presentando su último libro. De sus labios acostumbran a salir comentarios entre vacuos y apaciguadores.

La convivencia con él resulta globalmente cómoda. Sobre todo si tú no eres persona de grandes pretensiones y la situación no es propicia a graves sobresaltos. Aparentemente te espera una convivencia fácil y cuasi placentera con él. No obstante, el final puede no ser tan feliz como inicialmente esperabas.

Te propongo un pequeño ejercicio para identificar si hay alguna persona que padece este síndrome en tu entorno profesional. Si te asaltan algunas dudas sobre si alguna de ellas (jefes, colegas o colaboradores) está bajo sus efectos, intenta coincidir con esa persona a la hora de la comida o tomando el café. Inicia una conversación o déjate llevar por el tema que te propone y al ritmo que impone. Ahora observa:

  • Si ha de pedir algo de comer o tomar ¿Le cuesta decidirse por algo concreto?
  • Cuando lo ha elegido, o rechazado, ¿Hace algún comentario acerca de cómo le sienta a él –o a algún familiar- ese alimento?
  • Antes de centrarse en un tema en concreto ¿Habla mucho y de manera poco secuencial?
  • Cuando logra centrase ¿su exposición es algo esponjada y disruptiva?
  • ¿Te cuesta distinguir en su conversación entre lo objetivo, sus opiniones y sus valoraciones? ¿Prima su valoración de una situación sobre la propia objetividad de los hechos?
  • ¿Da rodeos antes de concretar un aspecto o cerrar un tema?

Si todo esto, o parte de ello, sucede y a la pregunta de qué tal profesional es fulanito o fulanita nos responde que es “un buen chico o una buena chica”, podemos asegurar que estamos frente a una persona que padece el síndrome N.F. (Ned Flanders).

Su perfil es de una apariencia bonachona, su intención me imagino que será de las mejores pero me asaltan algunas dudas sobre los resultados de ese comportamiento en situaciones críticas. Por ejemplo:

¿Abordará con rapidez y contundencia decisiones necesarias pero que perjudiquen los intereses de algunas personas?. Si no las aborda ¿Qué sucede?.

En el caso de tomar una de estas decisiones ¿Lo hará directamente o intentará encontrar un consenso? Si lo hace por consenso, cosa habitual en este personaje, ¿Qué buscará? ¿La participación de los demás o minimizar la presión de la situación al diluir la responsabilidad de los posibles efectos de la decisión?.

Cuando alguien desea algo debe saber que corre riesgos y por eso la vida vale la pena. Paulo Coelho

Print Friendly, PDF & Email

1 comentario sobre «Hola, holita, vecinitos, tralarí, tralará»

Responder a Roxane Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*