Entre el carpe diem y las pequeñas felicidades

Por: Alejandro Martín. Socio Director de TDSystem

«No te tomes la vida demasiado en serio; nunca saldrás vivo de ella». Hubbard, E.

La felicidad es algo a lo que debemos aspirar y, por tanto, es legítima su búsqueda. Hasta aquí todo claro. Pero, lo que no lo está tanto es qué es la felicidad y, aunque parezca lo contrario, tampoco hay muchas luces sobre la forma de encontrarla.

Yo no te voy a proponer ningún método que te conduzcan a ella, sino algo más sencillito:  te propongo un coctel equilibrado de carpe diem y pequeñas felicidades cotidianas.

Si te interesa, te hago una serie de preguntas y, de sus respuestas, tú mismo podrás extraer si vas por buen camino. Vayamos a ello: valorate del 1 (poco) al10 (mucho) en cada una de las siguientes cuestiones:

  1. ¿Disfrutas de los espacios abiertos?

No requiere escalar el Everest, sino pasear por la ciudad o un poquito por el campo y, si procede, una buena comida al aire libre con los amigos.

  1. Con la gimnasia, ¿qué tal te lo llevas?

No se pide hacer una maratón diaria. Vale con caminar los trayectos de menos de treinta minutos y practicar una tabla básica de ejercicios.

  1. ¿Cómo llevas tus “dormires” diarios?

No implica ser el gemelo de Morfeo. Con dormir diariamente las horas suficientes y una siestecita los fines de semana ya está bien.

  1. ¿Desarrollas el pensamiento reflexivo?

No es pasarse el día maquinando y pensando hasta que la cabeza te eche humo. Con reflexionar pausadamente sobre cosas placentera sería suficiente.

  1. ¿Tarareas algo, aunque sea solo para ti?

No exige ir de Pavarotti. Es tener el impulso de tararear un estribillo pegadizo con cierta frecuencia. Es válido hasta debajo de la ducha.

  1. ¿Te suena eso de “es de bien nacidos ser agradecidos”?

No se trata de salmodiar agradecimientos de manera compulsiva, sino de acordarse y agradecer a los demás que parte de lo que eres se lo debes.

  1. Lo tuyo, ¿es sonrisa o mueca?

No cuenta la risa floja o la mueca. Se trata de que te vengan a la mente pensamientos o situaciones que produzcan una sonrisa. La risa también es válida.

  1. Tu sociabilidad, ¿cómo la llevas?

No impone pasar tus ratos libres con tu cuñado o con el compañero pelmazo. Simplemente es disfrutar de buenos momentos con amigos y conocidos.

  1. ¿Puedes relajarte, aunque tengas compromisos?

No va de ser un ácrata total. Es conformarse en no querer controlarlo todo y admitir con deportividad que hay cosas que no dependen de ti.

  1. ¿Tienes sentido del humor?

No valen las gracietas ni los chistes malos. Es tomarse con humor las situaciones paradójicas y, especialmente, las que tú provocas o en las que eres el protagonista.

Si has sacado menos de 65 puntos tienes un amplio margen de mejora. No lo dudes, inténtalo, solo tienes una vida.

 

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*