¿Es exactamente pensar lo que hacemos?

Por: Alejandro Martín. Socio Director de TDSystem

Cuando me había aprendido las respuestas, me cambiaron las preguntas. Benedetti, M.

¿Sabías que el cerebro consume una gran parte de la energía que gastamos diariamente?

Algunos estudiosos dicen que consume 1/5 de la energía que gastamos. No es poco. Piensa (y ahora, si lo haces, ya estas consumiendo energía) en los pensamientos que podemos tener al cabo del día. Seguro que muchos.

Pero, ¿sabías que parte de esos pensamientos los centramos en lo que pasó y no debería haber pasado; otra en lo que pasará, y que probablemente no pase. Y el resto, que esos mismos estudiosos dicen no superar 1/3, lo dedicamos a lo que estamos haciendo en ese momento? Mala distribución ¿verdad?

Pero bueno, centrémonos. Nuestro cerebro es capaz de hacer muchas cosas sin pensar. Piensa en esas actividades mecánicas que realizamos en el día a día. Somo capaces de ejecutarlas mecánicamente. Pura rutina. Y hasta podríamos decir que menos mal, muchas de ellas son tediosas y aburridas. Hasta ahí, podríamos estar de acuerdo.

Pero, ¿qué pasa cuando la situación no requiere una actividad físico-mecánica, sino que hemos de utilizar nuestro cerebro para “leerla”, abordarla y dar una solución a medida de lo que allí está pasando? En este caso, la rutina físico-mecánica grabada no corresponde, sino que hace falta darle al “intelecto”.

Y aquí es donde quería llegar: ¿sabías que el cerebro también tiene rutinas para hacer estas lecturas? Pues sí. Podemos llamarlas paradigmas o “modelos” de “lectura” que a lo largo del tiempo hemos rutinizado. Todo sea por un ahorro de energía (esfuerzo) y pueden ayudarnos si las aplicamos a situaciones exactas a la que originaron el paradigma. Pero ¿y si ésta es diferente o ha sufrido variaciones? Aquí si que estamos frente a un “paradigma obsoleto”.

Simplemente quería preguntarte ¿en qué medida oyes o se utilizan en tu organización expresiones como las que seguidamente te presento? Céntrate en el estamento directivo de tu organización. Ya sabes, has de puntuar del 1 (poco) al 10 (mucho):

  1. Nunca lo hemos hecho así
  2. Ya lo hemos intentado antes y no funcionó
  3. Eso aquí no funciona
  4. Eso aquí no se puede
  5. Aquí siempre lo hemos hecho así
  6. Así estamos bien
  7. No tenemos tiempo para hacerlo así
  8. Eso va a tardar mucho tiempo
  9. El jefe no va a cambiar
  10. Si, pero… eso es relativo, …

¿Qué puntuación has obtenido? ¿Estás por encima de los 50 puntos? Si es así, Pensar, lo que se dice pensar, no es el hobby preferido de los directivos de tu organización. ¿Te atreves contigo mismo? Inténtalo y me cuentas.

 

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*