La trampa del adivino

Por: Alejandro Martín. Socio Director de TDSystem

“¿Y qué podía hacer? ¿Acusarlo de hacer trampas mejor que yo?”

Personas muy sabias y sesudas mantienen que nuestro cerebro, si encuentra una información que le confirma una creencia o expectativa previa, tiende a darla por buena; del mismo modo que descarta aquella información que la contradice.

Evidentemente esto se acentúa cuando hay una situación de alta incertidumbre en la que necesitamos dar sentido a todo el alud de información desconectada que nos desborda. En esos momentos, somos propensos a escuchar aquello que nos gusta oír, a rellenar la información que tenemos incompleta y, sobre todo, a dar coherencia a todo lo anterior con tal de que ello nos ayude a crear un escenario confortable para nosotros.

Imagino que tú también necesitas ese escenario. Pero, mi pregunta es si sabes construirlo. Bien, veamos, te propongo que te valores del 1 (poco) al 10 (mucho) en qué medida estás de acuerdo lo siguiente:

  1. Tienes necesidad de ser aceptado por los demás y buscas que te admiren, sin embargo, tiendes a ser muy crítico contigo mismo.
  2. Aunque eres consciente de que tu personalidad tiene algunas debilidades, bien conoces que generalmente logras compensarlas con otras fortalezas.
  3. Tienes algunas capacidades que hasta la fecha has desatendido y que no has convertido todavía en tu ventaja.
  4. Tienes un buen nivel autocontrol en algunas situaciones sociales, aunque tiendes a preocuparte y ser inseguro en algunas situaciones personales e íntimas.
  5. A veces tienes grandes dudas sobre si has tomado la decisión correcta o si has hecho lo adecuado en una situación concreta.
  6. Te gusta cierta cantidad de cambio y variedad; pero consideras que hay cosas esenciales que deben mantenerse para proporcionar estabilidad.
  7. Consideras que eres capaz de pensar de forma independiente y razonando las cosas; por ello no aceptas de buen grado lo que digan los demás se va sin pruebas objetivas.
  8. Te gustaría ser sincero con todos y en todas las situaciones, pero sabes que no con todas las personas y en todas las situaciones es conveniente que lo seas.
  9. A veces eres extrovertido, afable y sociable, mientras que en otras ocasiones eres introvertido y reservado.
  10. Te gusta ser objetivo, pero en algunas ocasiones te agrada formarte expectativas, aunque no sean demasiado realistas.

Si te has valorado por debajo de los 50 puntos, realmente no te has leído todas las preguntas porque cada una de ellas contiene lo propio y lo contrario; entre 51 y 75 puntos, has hecho un difícil equilibrio a la hora de contestar; y, entre los 76 y los 100 puntos, has leído bien las preguntas y es lo que la mayoría de las personas acostumbra a contestar. Difícilmente se puede estar en desacuerdo con ellas.

En conclusión: tu cerebro funciona perfectamente, simplemente elije la información que más coincide con tu estado de ánimo a la hora de contestarlas. Y, dependiendo de ello, el escenario construido será positivo o negativo. Pero seguro que tú estarás de acuerdo con él.

 

 

 

 

 

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*