Miedosillos, temerosos y aterrados

Por: Alejandro Martín. Socio Director de TDSystem

“El que piensa en lo que puede temer, empieza a temer en lo que puede pensar”. Quevedo, F.

Dicen que la amígdala del cerebro es la encargada de detectar aquellas situaciones que puedan entrañar peligro para nosotros. Vamos, que, si la tenemos un poco averiada o despistada, corremos el riesgo de que no nos avise de una situación de riesgo y nuestra vida peligre.

Pero también dicen que, si el temor nos embarga más allá de lo recomendable, tal vez no se ponga en peligro nuestra existencia, pero seguro que sí nuestra buena vida y la de los que nos rodean.

Por todo ello, e imaginando que tú te consideraras una persona valiente, me gustaría que conocieras en qué medida lo eres, y facilitas la buena vida de los demás. Por favor, céntrate en las propuestas que te hago y valórate del 1 (poco) al 10 (mucho) en qué medida haces lo siguiente:

  1. En una situación compleja en la que existen varias alternativas para abordarla

¿Las pruebas sin temor huyendo de las más convencionales o conservadoras?

  1. En las situaciones de interacción social tanto personal como profesional

¿Estás tranquilo, independientemente de lo que puedan pensar los demás sobre los fallos que puedas cometer o defectos en los que puedas incurrir?

  1. En las situaciones nuevas que te toca vivir

¿Buscas conocer gente nueva y diferente y explorar con ellas nuevos ámbitos de conversación, actividades, etc.?

  1. En las situaciones en las que se debe exponer, proponer o compartir algo

¿Lo haces con confianza y entereza sin importarte demasiado los juicios que los demás puedan hacer de ello?

  1. En las situaciones que exigen presentarte ante los demás

¿Prefieres hacerlo sin “máscara” ni interpretando un personaje que camufle lo realmente piensas y sientes?

  1. Ante situaciones novedosas

¿Prefieres experimentar, vivir y “a ver lo que pasa”; eso sí, adoptando posteriormente aquello que funciona y se adecúa a tu forma de ser?

  1. Ante situaciones controvertidas

¿Gestionas bien tus pequeñas contradicciones, aunque evitas ser irracional argumentando tus posturas y principios en los que te apoyas?

  1. Ante situaciones con cierta carga emocional

¿Evitas acumular pensamientos negativos y, sobre las situaciones negativas que te ha tocado vivir, solo las recuerdas para aprender de ellas?

  1. Ante situaciones que exigen cierta proximidad

¿Te muestras como eres o piensas sin temer que ello pueda no gustar a tus interlocutores?

  1. Ante situaciones de riesgo

¿Tomas las precauciones necesarias, ni menos ni más, sin culpabilizar a los demás por las que ellos toman o puedan tomar?

Si te has valorado por debajo de los 25 puntos, estar contigo puede ser muy complicado; entre 26 y 50 eres una compañía mejorable; del 51 al 70, eres agradable y vital; del 76 al 100, estás genial, pero has de vigilar no te “vengas muy arriba”.

 

 

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*