¿Positivo bien informado o simple cenizo camuflado?

Por: Alejandro Martín. Socio Director de TDSystem

“El mundo va de mal en peor y el barco se hunde”. Suspiro de un cenizo esforzado.

Sé que se ha puesto de moda el duelo, pero hoy no te quiero hablar de duelo, aunque sí de dolor. De ese que sientes estando en compañía de esos cuyo leitmotiv es ser vidente para los problemas y ciegos para las oportunidades.

Identificar a estas personas es el primer paso para evitarlas. Al menos, un ratito. Por descansar, aunque solo sea. Para ello, te propongo un detector de cenizos quejicas.

Por favor, piensa en una persona de tu entorno y valora del 1 (poco) al 10 (mucho) en qué medida hace lo siguiente:

  1. La queja es su deporte favorito

Es experta en la protesta, pero no tanto en buscar soluciones. Lo suyo es culpar a los demás (jefes, compañeros, etc.). Él lo hace bien. Son los demás los que fallan.

  1. La constancia no es lo suyo

Renuncia a la primera dificultad que se le presenta. Eso sí, si es otro que consigue lo que se propone, es que la suerte le ha favorecido.

  1. Le fascina el pasado

En el pasado sí que se hacían bien las cosas. Ahora nada es lo que debe ser ni merece la pena. Por tanto, huelga cualquier esfuerzo o implicación.

  1. Es un especialista del confort

Lo suyo es el cero riesgos, cero incertidumbres y cero novedades. Es experto en rechazar una buena noticia si esta es novedosa.

  1. Le aterra que se le pida que proponga algo

Sabe lo que no quiere, o eso cree. Lo suyo no es intentar desear algo, sino en denostar o desprestigiar lo que otros quieren o proponen.

  1. La autocrítica no se les da muy bien

Es el mundo el que está equivocado y camina sin rumbo. Aceptar que una situación puede contener algo positivo no entra dentro de sus entendederas.

  1. Revolverse en la “mierda” es su deporte favorito.

Rumiar sobre lo que pasó y no debería haber pasado se le da bien. Pero si eso que pasó tiene algo positivo o no puede ser o es mentira.

  1. Es un maestro del “Pero”

Su comienzo de frase favorito es un “pero”, aunque si las circunstancias aprietan puede empezar también con un depende o es relativo.

  1. Tener exceptivas no se ha hecho para él

El futuro es negro negrísimo. Aunque tu consideres que no has hecho nada para merecer tal destino, que sepas que te lo mereces por el mero hecho de haber nacido.

  1. Es la firme confirmación de que, si algo puede ir mal, irá.

Sabe conjurarse para que las cosas salgan mal. Y si no, es porque alguien se ha equivocado.

Si le has valorado por debajo de los 30 puntos, se puede estar bien con esa persona; entre 31 y 50 te puedes ahorrar algunos momentos con ella; del 51 al 75, prepárate; del 76 al 100 evítala siempre que puedas.

 

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*