Proteccionista acendrado vs Homo Digitalis disipado

Por: Alejandro Martín. Socio Director de TDSystem

“Social Media es más sociología y psicología que tecnología”, Solis, B.

¡Qué! ¿Cómo lo llevas? ¿Ya plenamente integrado en la dinámica del día a día? Te mentiría si te dijera que sí.

Por qué digo esto. Bien, mañana tenemos una “call” entre toda la “estructura de mando” y, para ser respetuoso con las distancias, el director ha decidido hacerla por Zoom. Suena un poco friki al estar ya todos en la empresa, pero las normas obligan.

Moderneces aparte, entre los convocados han surgido dos grupos cuasi talibanescos en materia de imagen y huella digital. Es como si nos estuviéramos frente a dos nuevas especies surgidas de esta pandemia. El tema es que el día antes ya tenemos el siguiente conflicto:

Por un lado, están los proteccionistas de los datos que han visto como gran oportunidad para ampliar el repertorio normativo incluir todas aquellas cautelas y prevenciones que se aconsejan en el uso de la virtualidad. Vamos, según estos, tener la cámara conectada atenta contra tu imagen y lo de la voz lo están estudiando. Ahora, antes de hacer un click en el teclado has de leerte tres páginas para saber lo que tienes o no que hacer. Aunque la cosa se complica más cuando has de reaccionar con prontitud e improvisar; ahí la creatividad te puede fallar por exceso o por defecto y como falles con uno de este grupito, te la juegas. Bueno, sin ánimo de dramatizar, pasas a ser un ejemplo de comportamiento irresponsable. Y es que los de este grupo dan vida propia a las normas casi olvidándose de para qué fueron creadas.

Por otro lado, están los que han visto la luz con esto del social media en el que todo es una explosión de imágenes, opiniones y muchos datos, aunque bastantes de ellos cuestionables. Vamos, todo un lío. Además, los más puestos ya no te dicen aquello de: “te apetece que hagamos un café y lo comentamos”. No, ahora te invitan a hacer un Zoom o un Teams lleno de imágenes vistosas y exultantes y otras no tanto con las que has de tener cuidado. Pero, ¿por qué digo esto? Porque hay algunos con cierta mala uva que se dedican a hacer capturas de pantalla de tus imágenes menos vistosas y, como puedes imaginar, te cogen en las posturas más comprometedoras: ojos cerrados, boca torcida o gestos de dudoso gusto y peor estética. Aunque el tema no acaba ahí, poco después las comparten en la red y acaba siendo tu imagen la más votada del mes.

Como te puedes imaginar, antes asistías a las reuniones presenciales con más o menos desgana, pero despreocupado. Ahora, en estas “call”, o vas “lavado y peinado” y así los homines digitalis nunca te cogerán desprevenido; o bien desconectas la cámara y el micrófono en plan “convidado de piedra” y haces las delicias de los proteccionistas acendrados. Vamos, un dilema en toda regla.

¡Por cierto! Tú, ¿en qué bando te alineas?

 

 

 

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*