Tranquilo, que yo controlo

Por: Alejandro Martín. Socio Director de TDSystem

Hoy la cultura no consiste en prohibiciones sino en ofertas, no consiste en normas sino en propuestas.  Bauman, Z.

Me imagino que habrás disfrutado con el Black Friday,  el Cyber Monday, el Constitucional Friday y, si me apuras, con el Purísima Sunday. Todo un calendario para que tu cerebro se dé el gustazo comprando. Pero, vigila, no todo son alegrías, ahí está la entrañable Greta advirtiéndonos de las consecuencias nocivas de nuestros placeres consumistas.

No obstante, tú eres una persona que resiste a tal arrebato. Lo tuyo está controlado. Si que compras alguna cosilla, pero es porque la necesitas y, a la vez, aprovechas alguna ofertilla. Vamos, que eres un comprador responsable.

Pero, si me permites, te propongo una pequeña prueba. Por favor, valora del 1 (poco) al 7 (mucho) en qué medida te sucede lo siguiente:

  1. Me cuesta levantarme por las mañanas y lo retraso lo más que puedo
  2. Aunque algunas cosas sean peligrosas, si son divertidas, me apetece hacerlas
  3. Cambio mi decisión si me proponen algo más placentero
  4. Suelo comprar cosas que me gustan, pero luego apenas las utilizo
  5. Acostumbro a agotar el plazo y preparo las cosas en el último momento
  6. Mi dieta es menos sana de lo que me gustaría que fuera
  7. Cuando me irritan acostumbro a no ser paciente
  8. Cuando hay algo que me saca de quicio me cuesta controlarme
  9. Si me enfado con alguien, se lo digo. Que al menos se entere de ello
  10. Cuando una persona me cae mal me siento incómodo con ella
  11. Si estoy pasando por un mal momento como o fumo más de lo debido
  12. Cuando voy a comprar compro más de lo que inicialmente tenía previsto.
  13. Si me tratan mal respondo del mismo modo. ¡Qué se habrá creído!
  14. Me molesta tener que hacer cola y me impaciento si alguien va lento
  15. Cuando estoy irritado o enfadado lo expreso abiertamente

Ahora comprueba tus resultados:

  • Con menos de 30 puntos, buen autocontrol y tu Visa puede estar tranquila.
  • Si estás entre 31 y 50 puntos, tu tarjeta ya tiene cierta “vidilla”.
  • Entre 51 y 75, tu tarjeta ya se ha hecho mayor y casi va “por libre”.
  • A partir de 76 puntos podría decirse que lo suyo es el desmadre y la “mala vida”.

Me dirás que qué tiene el ser perezoso al levantarse, tender a hacer lo divertido y placentero o impacientarte cuando el que está delante de ti en la cola está intentando pagar céntimo a céntimo lo que ha comprado. Directamente te diré que nada, pero sí que habla de tu autocontrol. Ya sabes, un bajo autocontrol es el mejor aliado para las compras por impulso. Y claro, luego la tarjeta se “suelta la melena”.

No obstante, no te tomes en serio los resultados de este cuestionario. Como bien sabes, nuestro consumismo siempre es culpa del sistema que nos impulsa a adquirir más y más cosas.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*